Categorías
Pintura y más

¿Estás listo para renovar tus muebles?

Hay muchos factores que influyen en el tipo de pintura que debes usar para tus muebles: el costo, el aspecto que estás tratando de lograr y la condición de tu pieza.

Ya sea que quieras pintarlos o saber cómo barnizar un mueble, esta publicación es un intento de calmar los nervios y brindarte un par de trucos para que puedas tomar con confianza la brocha y abordar ese proyecto de bricolaje que tanto tienes en mente.

Prepara adecuadamente tus muebles

La falta de preparación correcta es donde se cometen los mayores errores, y los errores son a menudo los más difíciles de corregir.

Te recomendamos tener a la mano una lija y resanador para tapar los hoyos y las imperfecciones. También te recomendamos tener toallas húmedas para limpiar los goteos en caso de que se te chorree tantita pintura o barniz.

Si has usado diferentes tipos de pintura y toneladas de marcas, seguro te diste cuenta que cada una tiene su propio acabado y sus propias características.

Mantente atento a los goteos

Los goteos son uno de los errores que suceden con bastante frecuencia. Tendrás goteos cuando estés pintando, pero si los detectas lo suficientemente pronto, ni siquiera se van a notar en el resultado final.

Las patas de las sillas, los ejes, el trabajo de detalle, las esquinas y los bordes de las piezas son los lugares a tener en cuenta para detectar goteos.

Supongamos que estás pintando el costado de una cajonera. Tan pronto como termines el lado, o incluso la mitad, revisa los lados contiguos en las esquinas para asegurarte de que nada del exceso de pintura gotee hacia el otro lado.

Si lo hiciste (y probablemente lo harás) simplemente usa la brocha y pásala por el borde para desvanecer las gotas.

También te puede interesar: Haz un trabajo impecable de impermeabilización