Categorías
Pintura y más

¿Estás listo para renovar tus muebles?

Hay muchos factores que influyen en el tipo de pintura que debes usar para tus muebles: el costo, el aspecto que estás tratando de lograr y la condición de tu pieza.

Ya sea que quieras pintarlos o saber cómo barnizar un mueble, esta publicación es un intento de calmar los nervios y brindarte un par de trucos para que puedas tomar con confianza la brocha y abordar ese proyecto de bricolaje que tanto tienes en mente.

Prepara adecuadamente tus muebles

La falta de preparación correcta es donde se cometen los mayores errores, y los errores son a menudo los más difíciles de corregir.

Te recomendamos tener a la mano una lija y resanador para tapar los hoyos y las imperfecciones. También te recomendamos tener toallas húmedas para limpiar los goteos en caso de que se te chorree tantita pintura o barniz.

Si has usado diferentes tipos de pintura y toneladas de marcas, seguro te diste cuenta que cada una tiene su propio acabado y sus propias características.

Mantente atento a los goteos

Los goteos son uno de los errores que suceden con bastante frecuencia. Tendrás goteos cuando estés pintando, pero si los detectas lo suficientemente pronto, ni siquiera se van a notar en el resultado final.

Las patas de las sillas, los ejes, el trabajo de detalle, las esquinas y los bordes de las piezas son los lugares a tener en cuenta para detectar goteos.

Supongamos que estás pintando el costado de una cajonera. Tan pronto como termines el lado, o incluso la mitad, revisa los lados contiguos en las esquinas para asegurarte de que nada del exceso de pintura gotee hacia el otro lado.

Si lo hiciste (y probablemente lo harás) simplemente usa la brocha y pásala por el borde para desvanecer las gotas.

También te puede interesar: Haz un trabajo impecable de impermeabilización

Categorías
Pintura y más

Pasos para pintar cualquier habitación

Hay ocasiones en que es necesario aplicar una buena capa de pintura en los interiores de tu hogar. Si sigues aprovechando la cuarentena, esta información te podrá interesar. En esta publicación te diremos los pasos para pintar cualquier habitación de tu hogar. Hazlo tu mismo con las siguientes instrucciones.

Prepara las paredes

Para obtener resultados óptimos al pintar los interiores de tu hogar, deberás raspar, lijar, parchear y rellenar todos los orificios, grietas, abolladuras e imperfecciones de la superficie. Ninguna pintura, independientemente de su costo, color, grosor o afirmaciones del fabricante, ocultará una superficie rajada, con hoyos o marcas.

Imprime antes de pintar

La imprimación de paredes y techos es obligatoria siempre que pintes paneles de yeso nuevos o pintes sobre un color oscuro. Sin embargo, te recomendamos imprimir cada vez que vayas a pintar. La imprimación bloquea el sangrado de las manchas, permite la cobertura de la pintura con una sola capa, y mejora la adhesión de la pintura, lo que reduce en gran medida las ampollas y la descamación.

Amplifica tu rodillo

Consigue un poste de extensión para tu rodillo de pintura. Los postes de extensión pueden tener hasta 6 metros de largo, pero uno que se extienda a un metro será lo suficientemente bueno para pintar habitaciones con techos de 8 a 9 pies de alto. Verifica que el mango de tu rodillo de pintura tenga un orificio roscado en el extremo, luego simplemente gíralo en el poste de extensión.

Cuando compres postes de extensión, opta por los que tengan un agarre suave y antideslizante, junto con un núcleo de metal rígido. Asegúrate de que el extremo roscado del poste también sea de metal. Los mangos totalmente de plástico son demasiado flexibles, lo que los hace difíciles de controlar.

Aplica la pintura

Aplica la pintura directamente desde un balde de 5 galones usando una rejilla de pintura. Una rejilla de pintura es simplemente una pantalla rectangular, rígida de metal o plástico que se engancha en el borde del balde. Llena el balde hasta la mitad con pintura, luego cuelga la rejilla dentro del balde. Sumerge la funda del rodillo en la pintura y enróllala contra la rejilla para eliminar el exceso de pintura. Al terminar, coloca la rejilla en el balde y cierra la tapa.

Recomendaciones

Si no te ha alcanzado el día para terminar de pintar, no tienes que pasar por el laborioso proceso de limpiar tus brochas y las fundas de los rodillos para usarlos al día siguiente.

Puedes retirar el exceso de pintura de las brochas con un rodillo, y luego envolverlos en una envoltura de plástico para alimentos. Si es necesario, dobla el plástico para sellar el aire, luego coloca los cepillos envueltos y las fundas enrollables en el refrigerador para mantenerlos frescos. Esto evitará que la pintura se seque durante la noche y deje tu equipo inutilizable.

Al día siguiente, simplemente retire el equipo del almacenamiento en frío 30 minutos antes de pintar, y estará flexible y listo para usar.

Estos pasos para pintar cualquier habitación te ayudarán a obtener los resultados deseados en tu proyecto de renovación. Te recordamos que puedes compartirnos tus resultados en los comentarios.

También puede interesarte: Aprende a pintar las puertas del interior de tu casa.