Colores para un entorno de aprendizaje

Si tú eres un estudiante, maestro o padre que ayuda a los niños con la tarea, es posible que no hayas pensado en cómo el color de la pintura puede afectar el aprendizaje.

Pero así como los colores afectan el estado de ánimo, también pueden mejorar la memoria y mejorar el enfoque.

Estos son algunos de los mejores colores para salas de estudio en tu hogar que han demostrado ayudarnos a aprender.

Si ya tienes casi todo para comenzar con esta tarea, te recomendamos adquirir un masking tape azul y tu pintura favorita para esta gran encomienda.

Rojo

Los colores de la pintura funcionan como una señal, diciéndole al cerebro que alinee los comportamientos y sentimientos con el propósito de un espacio.

También mejora la narración (piensa en los libros infantiles de colores brillantes) y evoca emociones, desde la molestia hasta la serenidad.

Al igual que el comedor, la cocina suele ser un lugar donde las computadoras portátiles viven entre comidas.

Agrega toques de tu tono favorito de rojo para mejorar la creatividad y crear una sensación de alerta.

Pero no te excedas: demasiado rojo puede ponerte ansioso o demasiado emocionado.

Naranja

Cuando la experta en color Maria Killam diseñó su oficina en casa, eligió una pintura interior de color naranja.

Los colores secundarios como el naranja y el verde crean naturalmente una paleta equilibrada, lo que produce una mente tranquila y alerta que está lista para aprender.

Amarillo

Al crear un espacio propicio para el aprendizaje, piensa en estimular a los alumnos, pero no en sobreestimularlos.

Grandes campos de colores brillantes, como el rojo y el naranja, pueden hacerte rebotar en las paredes.

En cambio, el amarillo calmante promueve la calma, la comodidad, la relajación y la felicidad.

El amarillo también ayuda a mantener la atención de los alumnos y fomenta la creatividad, lo que lo convierte en uno de los mejores colores de pared para espacios de aprendizaje.

Blanco

Si bien el enfoque del dormitorio es dormir, a menudo también es el centro de la tarea.

Los colores neutros y calmantes como el blanco roto crean sentimientos positivos y ayudan a los estudiantes a participar.

Colores para un entorno de aprendizaje

Violeta

Usa pintura morada en la habitación de un niño (o cualquier área que alguien esté estudiando) para mejorar el aprendizaje.

El efecto calmante de este tono reduce el esfuerzo requerido para pensar y ayuda al cerebro a establecer conexiones cognitivas más fácilmente.

Marrón

El marrón o el café tiene una mala reputación por ser soso. Pero la combinación correcta de marrones puede reducir la fatiga y promover una sensación de relajación y seguridad.

Mantén las sesiones de trabajo concentradas usando marrón en una variedad de colores y texturas, como tapicería a rayas, una manta aterciopelada, cortinas geométricas y detalles en madera.

Verde

Debido a su relación con la naturaleza, el verde nos hace detenernos, respirar hondo y relajarnos.

Dado que el propósito de un área de lectura es permitir que los lectores reflexionen, es el lugar perfecto para un verde oscuro y frondoso.

Aléjate de los verdes institucionales (esos despreciados tonos medios que usaban muchas escuelas y hospitales).

Indica subliminalmente la relación del verde con la naturaleza combinándolo con madera, plantas de interior y cálidos tonos tierra.

Azul

Lo mejor es tener un color calmante y neutral en las paredes. El azul es tranquilizante y crea una sensación de bienestar.

Para evitar que la habitación se vuelva tan relajante que provoque siestas, agrega un toque de color con los muebles.

El color se usa en cantidades más pequeñas en los muebles, por lo que no tiene el mismo efecto estimulante que los colores brillantes en las paredes.

Si estás diseñando un área donde el aprendizaje es el enfoque, no olvides el color.

Este componente clave de la comunicación visual puede ayudarnos a concentrarnos, conectar información y mejorar el aprendizaje.

También te puede interesar: Colores de pintura para tu apartamento