Categorías
Pintura y más

Tips para limpiar tus paredes

Para mantener el color y el brillo de las paredes después de un trabajo de pintura profesional, hay que hacer una limpieza rutinaria y eliminar las manchas. Las paredes de colores claros pueden parecer sucias y deslucidas si necesitan una buena limpieza. Por eso, recomendamos limpiar las paredes pintadas al menos una vez al año. Estos son nuestros consejos para limpiar las paredes sin quitar la pintura.

No todas las pinturas son iguales

Antes de empezar el proceso de limpieza, determina qué tipo de pintura hay en la pared. La pintura vinílica precio de esmalte semi-brillante o brillante soportan la limpieza regular y pueden sobrevivir a métodos más duros. Las pinturas satinadas, planas y de cáscara de huevo no se comportan bien y pueden desvanecerse o desaparecer. Por lo tanto, es aconsejable limpiarlas sólo cuando sea necesario para eliminar manchas o suciedad prominente.

Prepárese adecuadamente

Limpiar paredes fácil

Retira todo el polvo y los restos acumulados en las paredes. Utilice un paño de microfibra y un plumero para mantener a raya las partículas más pequeñas. Una vez que la pared esté húmeda, los restos se pegarán a ella y se unirán a la pintura, y eso puede ser difícil de eliminar.

Si utilizas algún producto comercial o una cantidad importante de agua para limpiar grandes partes de la pared, coloca toallas o trapos para recoger las gotas y otros restos.

Pruebe cualquier solución de limpieza en partes inocuas de la pared en las que no le importe eliminar accidentalmente una capa de pintura.

Limpieza con agua y jabón

Si las paredes no están especialmente sucias, elimina las manchas menores con jabón o detergente común y agua tibia. Utiliza una esponja no abrasiva o un paño, sumérgelo en el agua jabonosa y empieza a limpiar desde arriba, bajando por la pared en secciones. También puedes utilizar una mopa de esponja para llegar a las zonas más altas.

No empapes la pared con demasiada agua y sólo da pequeños toques cuando sea necesario. Si con más presión no se quita una mancha, no la fuerces o corres el riesgo de quitar la pintura con ella. Una vez que la pared esté limpia, utiliza un trapo limpio o toallas de papel para secarla.

Limpia las manchas a medida que aparecen

Limpiar paredes

Recomendamos limpiar los derrames inmediatamente después de que se produzcan para asegurar la eliminación de las manchas y obtener los mejores resultados. Las toallitas para bebés, los desmaquillantes o el jabón común para platos pueden hacer maravillas si se aplican a tiempo.

Para las manchas más difíciles

En caso de que el jabón no funcione, sube de nivel utilizando una mezcla de 1 taza de amoníaco, ¼ de taza de bicarbonato de sodio y ½ taza de vinagre por cada galón de agua tibia. Utiliza una botella de spray para rociar la solución sobre la pared, deja que actúe durante unos minutos, restriega ligeramente con una esponja o un trapo y luego sécala.

También puedes buscar productos de limpieza comerciales, como desengrasantes o gomas de borrar sin disolventes. Prueba estos productos en pequeñas partes de la pared que no estén a la vista, antes de utilizarlos en los lugares más visibles, para asegurarte de que no se desprende la pintura.

Leer también: Pinturas que embellecen lo que sea que pintes