Categorías
Pintura y más

Renueva la corrosión de cualquier lugar fácil y rápido

¿Alguna vez te has parado a pensar por qué se produce la corrosión? Es uno de los principales problemas de los metales. La corrosión de los metales es un proceso químico por el que el metal se deteriora en forma de óxido. Este proceso suele ser gradual. Puede producirse en diferentes situaciones: la acción de diferentes gases, ácidos, agentes atmosféricos. Por eso es muy importante que las piezas estén cubiertas con pintura anticorrosiva.

Aunque la corrosión la sufren todos los metales, la del hierro es la más agresiva. La corrosión en un objeto puede acabar desencadenando problemas de seguridad.

Razones de la corrosión

La corrosión de los metales puede producirse por diferentes motivos. Es importante conocerlas para saber cómo se pueden solucionar.

  • La humedad es una de las principales causas de la corrosión. La corrosión empieza a ser bastante importante cuando se supera el 60% de humedad.
  • Aumento de las temperaturas. Cuanto más altas son las temperaturas, mayor es el ataque de la corrosión.
  • Vivir cerca del mar hace que los objetos se corroan más. Vivir en zonas costeras provoca una mayor concentración de sal en el ambiente, lo que conlleva una mayor corrosión.
  • La influencia de las zonas con contaminación industrial (debido al alto contenido de dióxido de azufre)
  • La protección contra la corrosión puede darse de dos maneras. Por un lado, con un recubrimiento de zinc. Por otro, con una capa gruesa de epoxi-poliamida. Veamos qué tipo de pintura anticorrosiva se puede utilizar

Pintura anticorrosiva

Para evitar el ataque de la corrosión es importante cuidar las piezas con los mejores productos. En este sentido, utilizar pintura antióxido te ayudará a limpiar el óxido existente y también a mantenerlo.

Imprimación anticorrosiva con alto contenido en zinc (imprimación rica en zinc). Este producto tiene un alto contenido en Zinc, que es uno de los metales más anticorrosivos que existen. Primero hay que limpiar el objeto oxidado. A continuación, se da al objeto una capa de imprimación.

Además de prevenir el avance de éste, hará que se detenga. Este producto es muy recomendable para la protección de metales contra la corrosión producida en ambientes muy agresivos o marinos. Además de utilizarse cuando ya tenemos óxido, el zinc también es un buen protector. Es decir, con este producto evitarás que tu objeto sufra las consecuencias de la corrosión.

Este producto se utiliza como capa intermedia para conseguir el metraje. Entre sus componentes encontramos que tiene un alto contenido de pigmento anticorrosivo. Tiene más o menos el mismo principio que el producto anterior (zinc) pero, en este caso, tiene una resina diferente. Este producto es perfecto para conseguir la máxima adherencia sobre acero galvanizado, aluminio, bronce, cobre. Este producto es muy recomendable para proteger toda la maquinaria industrial relacionada con la agricultura, el mar, la minería, los vehículos industriales. Su protección es total.

Pintura para metal
Hay una imprimación fosfatada de secado rápido con excelente adherencia sobre acero y acero galvanizado, zinc, chapa pulida, aluminio, cobre y bronce. Revestimiento húmedo sobre húmedo, con todo tipo de esmaltes, excepto celulosa.
Leer mas: Cuando utilizar imprimación para pintar